lunes, 15 de agosto de 2011

Dos décimas de nuestras aves


Los llamé y acá vinieron
nuestras aves en bandada
al benteveo mirarlo
va dejando llamaradas
delató al mismo tero
su nido y alcahueteadas
y pude ver al hornero
un patrón a la pasada
va sobornando al pampero
un pirincho: el canto en nada

ya está hecho este jilguero
qué reverenda macana
zorzal y mirlo qué dioses
y qué palomas en llamas
son pichones de avionetas
en sus picos traen malas
parecen estar borrachos
qué cielo en la madrugada
habrá tuito que rehacerlo
será larga la mañana.